Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Una araña adicta a la gasolina obliga a revisar 100.000 vehículos en Estados Unidos

Publicado: 8 de Abril de 2014

Una pequeña y aparentemente inofensiva araña vuelve a provocar problemas a uno de los gigantes del automóvil. La multinacional japonesa Mazda Motor Corp ha hecho público el anuncio de revisión de 42.000 vehículos del modelo Mazda 6 fabricados en Estados Unidos entre 2010 y 2012 debido a que el diseño de su sistema de combustible facilita la creación en su interior de telas de araña de una especie muy singular de Cheiracanthium o araña de saco amarillo. Esta especie originaria de América es una de las pocas especies de arañas del mundo que se siente atraída por el olor de la gasolina. La multinacional Mazda puso en marcha en 2011 un programa para revisar o retirar del mercado de 65.000 vehículos que tenían un diseño que facilitaban que estas arañas afectaran al sistema de alimentación y ventilación del combustible. Ahora, la multinacional ha tenido que ampliar el número de vehículos llamados a revisión después de comprobar que el problema sigue sin resolverse. Problemas técnicos con las telarañas La telaraña tejida por la araña Cheiracanthium puede producir una restricción del flujo de combustible, que a su vez puede reducir la presión en el sistema de limpieza de vapores del depósito de gasolina. Este proceso puede afectar al depósito de combustible, que pueden agrietarse y provocar fugas de combustible, lo que aumenta el riesgo de un incendio, según uno de los informes de la autoridad de seguridad vial de Estados Unidos. En principio, Mazda trató de solucionar el problema mediante la instalación de un resorte en la línea de ventilación, de forma que se dificultara la construcción de telarañas pero después de varios estudios se ha comprobado que la propuesta no es del todo efectiva. En un segundo intento de solución, los ingenieros de la firma japonesa están probando de modificar el programa informático que gestiona el sistema de combustible para que evitar que las arañas acaben provocando daños en el depósito de gasolina. El problema solo afecta, en principio, a los vehículos de uno de los modelos fabricados en la planta en Flat Rock, en Michigan (Estados Unidos).

haz clic para copiar mailmail copiado